Improving format to apuntaciones.tex
[Apuntaciones.git] / apuntaciones.tex
blob1c9e434fa091e6e3121ad7ad0bc1fa162f0cb006
1 \documentclass{book}
2 \usepackage[spanish]{babel}
3 %\usepackage{times}
4 \usepackage[utf8]{inputenc}
5 %\usepackage[latin1]{inputenc}
7 %\newcommand{\em}[0]{\emph}
9 \begin{document}
11 PRÓLOGO
13 ``Los españoles americanos, si dan todo el valor que dar
14 se debe á la uniformidad de nuestro lenguaje en ambos
15 hemisferios, han de hacer el sacrificio de atenerse, como
16 á centro de uniformidad, al de Castilla, que le dio el ser
17 y el nombre.''---Puighblanch
19 \paragraph{I.}
21 Es el bien hablar una de las más claras señales de la gente culta y bien nacida y condición
22 indispensable de cuantos aspiren á utilizar en pro de sus semejantes, por medio de la palabra o
23 de la escritura, los talentos con que la naturaleza los ha favorecido: de ahí el empeño con que
24 se recomienda el estudio de la gramática. Pero siendo esta materia sobremanera abstrusa en la
25 forma en que se explica en las obras relativas a ella y según se enseña en los colegios, tal
26 que debe mirarse como ramo de alta filosofía, y siendo ademas esas obras insuficientes para lo
27 que promete su definición por cuanto nada ó casi nada nos dicen sobre la propiedad y pureza de
28 las voces, acontece que los alumnos muy escaso provecho sacan de las aulas, y fuera de ellas
29 pocos tienen el valor suficiente para consagrarse á aprenderla. Un libro, pues, escrito no en
30 el estilo grave y estirado que demandan los trabajos didácticos, ni repleto de aquella balumba
31 de reglas generalmente inútiles en la vida práctica por versar en su mayor parte sobre puntos
32 en que nadie yerra; antes bien amenizado con todos los tonos y en el cual se contengan y
33 señalen, digámoslo así, con el dedo las incorrecciones á que más frecuentemente nos deslizamos
34 al hablar y al escribir, debe sin duda ser útil á los que no pueden vacar á estas
35 especulaciones, de poca monta en apariencia, pero en realidad inaccesibles á la generalidad por
36 la aplicación y muchos libros necesarios para ellas. Varias veces antes de ahora se ha
37 acometido entre nosotros y con mayor ó menor acierto llevádose a cabo esta empresa, y á
38 satisfacer la misma necesidad nos hemos esforzado en estas Apuntaciones; sin la presunción de
39 oscurecer á nuestros antecesores, reconocemos á cada cual su mérito, y confesamos serles
40 deudores de observaciones que acaso se nos hubieran escapado.
42 Dichos sumariamente el motivo y objeto de esta obra, nos extenderemos algo más sobre su
43 espíritu y el modo como hemos querido darle cima.
45 \paragraph{II.}
47 Nada, en nuestro sentir, simboliza tan cumplidamente á la Patria como la lengua: en ella se
48 encarna cuanto hay de más dulce y caro para el individuo y la familia, desde la oración
49 aprendida del labio materno y los cuentos referidos al amor de la lumbre, hasta la desolación
50 que traen la muerte de los padres y el apagamiento del hogar; un cantarcillo popular evoca la
51 imagen de alegres fiestas, y un himno guerrero, la de gloriosas victorias; en una tierra
52 extraña aunque halláramos campos iguales á aquellos en que jugábamos de niños, y viéramos allí
53 casas iguales á donde se columpió nuestra cuna, nos dice el corazón que, si no oyéramos los
54 acentos de la lengua nativa, deshecha toda ilusión, siempre nos reputaríamos extranjeros y
55 suspiraríamos por las auras de la Patria. De suerte que mirar por la lengua vale para nosotros
56 tanto como cuidar los recuerdos de nuestros mayores, las tradiciones de nuestro pueblo y las
57 glorias de nuestros héroes; y cuando varios pueblos gozan del beneficio de un idioma común,
58 propender á su uniformidad es avigorar sus simpatías y relaciones, hacerlos uno solo. Por eso,
59 después de quienes trabajan por conservar la unidad de creencias religiosas, nadie hace tanto
60 por el hermanamiento de las naciones hispano-americanas, como los fomentadores de aquellos
61 estudios que tienden á conservar la pureza de su idioma, destruyendo las barreras que las
62 diferencias dialécticas oponen al comercio de las ideas.
64 Pero ¿y cuál será la norma á que todos hayamos de sujetarnos? Ya que la razón no lo pidiera, la
65 necesidad nos forzaría á tomar por dechado de nuestra lengua á la de Castilla, donde nació, y,
66 llevando su nombre, creció y se ilustró con el cultivo de eminentísimos escritores, envidia de
67 las naciones extrañas y encanto de todo el mundo; tipo único reconocido entre los pueblos
68 civilizados, a que debe atenerse quien desee ser entendido y estimado entre ellos.
70 CAPÍTULO I.
72 ACENTUACIÓN.
74 GLOSARIO.
76 \paragraph{1.} \emph{Letra}: signo que representa un sonido, de ordinario elemental, de la voz humana; tambien se llama letra el sonido mismo.---Vocales son las letras que pueden pronunciarse por sí solas con claridad y distinción: a, e, i, o, u.---Consonantes son las que no pueden pronunciarse bien sin el auxilio de las vocales: como d, p, t.
78 \paragraph{5.} Vamos a tratar en el presente capítulo de aquellas palabras en que arbitrariamente se ha cambiado el lugar del acento: descuellan entre estas muchas graves convertidas en esdrújulas a causa de la ignorancia de las lenguas sabias y de la pedantería de querer dar aire científico y campanudo a vocablos que en manera alguna han menester semejantes arreos. Apelando a la etimología y aduciendo ejemplos que patenticen la recta pronunciación, haremos comparecer los orondos esdrújulos en su ordinaria categoría de llanos, y las demás, en la forma que les corresponda; con lo cual quebraremos los ojos a quienes inconsultamente prohijan tales dislates.
80 \paragraph{6.} En España principió esta invasión ridícula quizá antes que en nuestra patria; y si es cierto que losbogotanos pueden haber sacado algunos errores de esa fuente, deben también confesarse inventores de otros, y reconocer que en la Península han protestado los literatos contra semejante corruptela, cuándo con seriedad, cuándo donairosamente.Véanse algunas muestras de estas censuras.
82 ``Hay también un \emph{neologismo fonético}, o de pronunciación, que desprecia los fundamentos de nuestra prosodia, y quebranta con todo el descaro de la insipiencia las leyes generales de acentuación castellana, casi siempre reflejo de la latina. Este neologismo prosódico es el que nos hace ya pronunciar \emph{análisis}\footnote{Bien sabemos que para probar la antigua pronunciación grave de este vocablo podría alegarse el soneto de Burguillos que comienza: ``Si cumplo con la lengua castellana''; pero aunque se pusiese de manifiesto que tal entonces era la práctica común y que posteriormente se introdujo la que hoy rige, en manera alguna abogaríamos por aquella, a causa de parecernos incorrecta: ora se consulten las reglas de la acentuación griega, ora las de la latina, tienen que ser esdrújulos \emph{análisis} y \emph{parálisis}: según aquella, porque la última sílaba es breve, según estotra, porque la penúltima lo es. Acaso tuvo presente el señor Monláu que la \emph{y} antes de \emph{s} es larga, pero hubo de olvidar que los verbales en \emph{sis} son precisamente excepción de la regla.---(Véase Anthon, \emph{A grammar of the Greek Language}, \emph{Prosody}, \emph{IX}, \emph{III}, \emph{7}.)
84 D. J. J. de Mora acentúa \emph{analísis}, \emph{paralísis} (\emph{Don Opas}, \emph{I}, \emph{LVII}); pero es sabido que este escritor aventura innovaciones prosódicas no siempre aceptables.}, \emph{fárrago}, \emph{médula}, \emph{parálisis}, etc; y si Dios y los eruditos no lo remedian acabará por hacernos decir \emph{cólega}, \emph{cónclave}, \emph{expédito}, \emph{intérvalo}, \emph{méndigo}, \emph{ópimo}, \emph{périto} y \emph{téstigo}.''---(D. Pedro Feipe Monláu, Del arcaísmo y el neologismo)
86 ``Nunca he podido comprender, dice D. Eugenio de Ochoa, la general manía de convertir en esdrújulos vocablos que nunca lo han sido en castellano; y añadiré que esta manía, más que asombro, me causa envidia, pues se me figura, por ciertos indicios, que ha de ser, para el que está poseído de ella, ocasión de las más dulces sensaciones. Observo yo cierta fruición morosa en el retintín con que algunos pronuncian cólega, en vez de colega; intérvalo, en vez de intervalo. Hay quien parece que se va a a desmayar de gusto cuando dice que ha dado limosna a un méndigo. Sobre este dislate, hoy tan común entre nosotros, solo me ocurre decir que le juzgo funesto, porque ataca de raíz el eufonismo de nuestra lengua, rompiendo la armoniosa proporción que debe existir entre las voces graves, agudas y esdrújulas de que se compone, y que constituye uno de sus más delicados primores.'' (París, Londres y Madrid, pág. 559)
89 \paragraph{309.} Hablando de una señora decia un periódico que “se le veia siempre en los hospitales.” Este es yerro que debe cuidadosamente evitarse, pues en estas construcciones de sentido impersonal se dice siempre en el femenino la, las, segun que lo atestiguan los ejemplos siguientes:
91 ``Esta unidad es tan esencial en esta clase de composiciones como en todas las obras de bellas artes; el drama mas nutrido de sucesos la consiente, ó, por mejor decir, la exige, así como se la admira en los inmensos cuadros de Julio Romano.'' (Martínez de la Rosa, Apuntes sobre el drama histórico.)--- ``El ama bonita suele gastar buen genio, pues como se la mima y regala, no hay motivo para que se le exalte la bílis.'' (Hartzenbusch, El ama de llaves.)
93 \paragraph{310.} Acabamos de ver que en las construcciones de sentido impersonal, se dice se la, se las, cuando se habla de mujeres: hablándose de hombres, se dice se le, se les; ejemplos:
95 “Se convierte á Alejandro (en el poema de su nombre) en un paladin de la edad média, y se le arma caballero con todas las formalidades que entónces se usaban.” (Gil y Zárate, Manual de literatura, pte. II, seccion I, cap. II.) “Los prosistas quedan por lo regular confinados en las bibliotecas, de donde no se les saca sino de cuando en cuando para consultarlos.” (Id, ib, seccion II, cap. ) “Faltos los más de la competente instrucción, se les ve incurrir á veces en errores manifiestos, como los que notó el sensato Luzan áun en los autores de más fama.” (Martínez de la Rosa, Apuntes sobre el drama histórico.):
97 \paragraph{331.} Con poco acuerdo se confunden generalmente las expresiones el mismo, uno mismo: la primera presupone siempre un término de comparación, o en lo que precede, o en lo que sigue, cosa que no sucede con la segunda. Con ejemplos se esclarecerá esta diferencia, que a algunos pudiera ser sutil y caprichosa, pero sustentada por la práctica de los escritores más correctos y castizos y por el valor de los elementos que constituyen ese modo de hablar.
98 “Mientras que en la corte se hacían estas tentativas tan vanas como viles para destruir al maestre, los grandes por su parte, aunque desparramados y dispersos se entendían y confederaban en la misma intención” (Quintana, Vida de don Álvaro de Luna); esto es, “en la intención de destruir al maestre”, de la cual se habló primero.
99 “Con la misma lengua y las mismas palabras que usa el palurdo, hablan el sabio y el orador” (Capmany, Filosofía de la elocuencia, prólogo): aquí la palabra que demuestra que se trata de una comparación; si se suprimiese y en lugar de dos verbos se pusiese solo uno, era menester decir uno mismo: “El palurdo, el sabio y el orador hablan con una misma lengua y unas mismas palabras”.
100 Como en vez de el mismo nadie emplea uno mismo, sino que, al contrario, se ignora el uso de este, allegaremos unos tantos ejemplos que muestren los casos en que es forzoso su uso:
102 “El hombre nacido de mujer vive poco tiempo, está lleno de muchas miserias; sale como una flor, y luego se marchita, y huye como sombra, y nunca permanece en un mismo estado.” (Fray Luis de Granada, Guía de pecadores, lib. I, cap. VIII.) – Nombró cardenales en un mismo día dos sobrinos suyos.” (Mariana , Historia de España, lib. XXII, cap. XVII.) – No todas las cosas suceden de un mismo modo (Cervantes, Quij., pte. I, cap. XIX.)
104 Por aquí se ve lo que arriba indicamos, que uno mismo no presupone un término de comparación ni en lo que precede ni en lo que sigue, pues las frases en que entra ofrecen un sentido completo y cabal.
105 En lugar de uno mismo se dice muy elegantemente uno; v. gr.
107 \paragraph{440.} Vamos a tratar del grande escollo no solo de los bogotanos sino de la mayor
108 parte de los americanos, del \emph{que} galicado por excelencia, del \emph{que} contrapuesto mediante el
109 verbo \emph{ser} a adverbios y complementos. No contento con bizarrear en los escritos de los periodistas,
110 poetastros, filosofastros y la innúmera caterva de los demás corruptores de la lengua
111 castellana, y aun en los de autores por otra parte estimables, va cundiendo anchamente en el
112 lenguaje familiar y aun en el vulgar. Varias veces se ha dado la voz de alarma, pero, según
113 parece, muy pocos entre el común de los lectores han caído en el chiste, y no conociendo el famoso
114 \emph{que}, consiguientemente no saben evitarlo; por este motivo vamos a presentar muestras de él
115 con los varios giros que pueden usarse en su reemplazo, valiéndonos para ello de algunas frases
116 francesas con su versión.
119 1. \emph{Ce fut dans le XV siècle} \textsc{que} \emph{l'Amérique fut découverte.}
121 Traducci\'on bárbara:
123 \emph{Fue en el siglo XV} \textsc{que} \emph{se descubrió la América}.
125 Como se ve, se ha dejado el \emph{que} del francés contrapuesto al complemento \emph{en el siglo XV}; para que eso sea castellano es menester poner en lugar del \emph{que} solo, un complemento análogo al
126 anterior:
128 \emph{Fue en el siglo XV} \textsc{en el que} \emph{se descubrió América};
130 o poner el adverbio correspondiente, que, hablándose de tiempo, será \emph{cuando}:
132 \emph{Fue en el siglo XV} \textsc{cuando} \emph{se descubrió América}.
134 Todavía tienen cabida otros modos: v. gr.
136 \emph{El siglo XV fue} \textsc{el en que} \emph{se descubrió América};
138 \emph{El siglo XV fue} \textsc{en el que} \emph{se descubrió América};
140 \emph{El siglo XV fue} \textsc{cuando} \emph{se descubrió América}.
142 Puede simplificarse quitando el verbo \emph{ser} y el relativo y formando de dos frases una:
144 \emph{En el siglo XV se descubrió América};
146 pero como con esta simplificación se pierde en ocasiones lo enfático de los anteriores giros, puede compensarse, cuando fuere necesario, con la adicion de otra palabra, como \emph{precisamente},
147 \emph{cabalmente}:
149 \emph{Precisamente en el siglo XV se descubrió América}.
151 \end{document}